2013-07-05

Diálogos 2

Algunas semanas atrás publiqué un primer post con un diálogo. La idea era que cada piense la columna izquierda y, si le interesa, comente. Aquí va otro.
--Hola, quería reunirme con vos para decirte que me voy de la compañía.
--¿En serio? ¿Por qué? Tenés menos de un mes con nosotros. ¿Pasó algo?
--Me llegó una oportunidad que no puedo rechazar. Es "LA" oportunidad.
--En realidad podes rechazarla, tal vez no queres hacerlo. Bueno y ¿cuándo nos dejas?
--En una semana.



Seguimos pensando..

PD: Podes leer el próximo aquí.

3 comentarios:

  1. Hay varias razones por las que esto pasa. Algunas son responsabilidad del empleado, otras del empleador. Pero quería marcar también que hay algunas que son responsabilidad de la otra empresa (aquella que le está dando la oportunidad). Muchas veces las empresas "venden" una posición que no es. Esto es un problema común en algunas estructuras de reclutamiento. Los candidatos experimentados en la mayoría de los casos ven esto y pueden reconocer este problema. Sin embargo los menos experimentados, aquellos que están empezando su carrera profesional, muchas veces "compran" esas posiciones de ensueño por las que dejan todo. Luego la posición no es lo que ellos esperaban y sabemos como termina la cosa.

    Seguimos comentando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo 100% con Martín, y agrego que -considerándome a mi mismo como experimentado- incluso me ha ocurrido haberme sumado al equipo de cierta compañía para desempeñarme en funciones claras al momento de tomar la decisión de realizar el cambio laboral y que posteriormente se deforman o cambian por completo por circunstancias diversas, algunas en las que la empresa que me contrató podría haber intervenido efectivamente y otras que podríamos considerar coyunturales, y por lo tanto la empresa que me contrató no tenía la más mínima posibilidad de influir.

      Saludos,
      --
      GS

      Eliminar

Muchas gracias por comentar. Por favor deja tu nombre y/o email, los comentarios son mucho más valiosos cuando se sabe quien los hace.