2010-07-13

Herramientas del consultor: de la notebook a la nube

En 10 cualidades de un buen consultor describí ciertas características que creo importantes para los profesionales que se desempeñan en esta noble tarea. Ahora quiero comentar algunas cuestiones de índole práctica a tener en cuenta. En particular quiero hablar de algo tan mundano como el ambiente de trabajo (ojo, no el clima de trabajo!).
En la actualidad la herramienta de trabajo por excelencia del consultor es la notebook. Tenerla permite llevar el ambiente de trabajo a cualquier lugar donde vamos y minimizar el tiempo de "set up" cuando debemos trabajar con un cliente. El tiempo que se perdía poniendo en condiciones el ambiente en una PC de escritorio en cada cliente era considerable (créanme, lo sé por experiencia).
Cuando nuestro ambiente de trabajo (nuestro mundo) es la notebook, hay dos cuestiones importantes a tener en cuenta:
  1. El peso. Dado que llevamos “el mundo a cuestas”, debemos evaluar el costo - beneficio de una notebook liviana y una buena mochila versus los dolores y las contracturas. Algunos ya directamente usan netbook aunque esto depende del tipo de aplicaciones que uses cotidianamente.
  2. El cuidado de la información. Backup periódico para poder recuperarnos ante fallos o robos. Protección de la información para que los curiosos.
Dicho esto, hay un estadio superior en la evolución del ambiente de trabajo del consultor y es pensar que la nube es nuestro mundo. Y digo que es superior porque resuelve la cuestión del peso casi completamente, quedando el cuidado de la información como única preocupación.
En este último sentido, los 3 elementos esenciales en la vida cotidiana de un consultor son: el correo electrónico, los archivos de trabajo y la base de conocimiento (links, artículos, libros, papers, etc.). Hoy en día es fácilmente lograble tener esta información disponible “en la nube”, de manera segura, y usable desde cualquier computadora.
Prometo en otros post comentar cómo manejo yo esta cuestión de la seguridad en la información, mientras tanto mi consejo es que traten de tener un ambiente de trabajo liviano y lo más independiente posible de la notebook también. Van a ahorrar tiempo y dolores de cabeza.

Seguimos pensando..
PD: Algunos más desconfiados utilizan un disco removible porque consideran que la nube no es segura. También hay formas de armar un ambiente de trabajo virtual en un disco. Eso también es mejor que estar muy hardcodeado a la notebook.

4 comentarios:

  1. Lamentablemente los que paseamos nuestra vida consultoril por muchos clientes padecemos varios factores que atentan contra el poseer nuestro propio "ambiente". A saber:
    - Anulación de permisos para instalar aplicaciones en desktops de clientes.
    - Anulación de permisos para usar los puertos USB (!) en desktops de clientes
    - Bloqueos en los proxies del cliente para ciertos sitios categorizados como prescidibles, y en los clientes más trogloditas para cualquier cosa que no sea el correo corporativo (peor aún considerando que somos "lacra externa", ergo carecemos de todo derecho a internet)
    La suma de estos factores obliga a cambiar la propia metodología de trabajo prácticamente con cada cambio de cliente.

    Saludos,
    Ariel

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ariel por el comentario. Es cierto que hay empresas que buscan aumentar la productividad de sus empleados restringiendo el acceso a "la nube" y hacen esto más allá de que se ha comprobado que ocurre todo lo contrario.

    ResponderEliminar
  3. Me parece fundamental lo que comentas de la nube.

    Hicé el esfuerzo de llevarme todos mis datos sin excepción a la nube y la verdad es que me simplifico mucho la vida (backups, viajes, cambios de maquina, etc.)

    Ayuda definir mecanismos simples para acceder en pocos clicks a tus cosas desde cualquier lugar.

    Uso dropbox y gmail y soy feliz ;)

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por el comentario Thomas!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Por favor deja tu nombre y/o email, los comentarios son mucho más valiosos cuando se sabe quien los hace.