2014-11-12

Whatsapp, la nueva cepa del virus de las interrupciones

Como todos sabemos, si queremos ser productivos y que el día nos alcance para todo lo que queremos hacer, debemos saber cómo manejar las interrupciones (este mal tan de nuestra época que no permite que podamos tener periodos largos de brain time).

Para ponernos en contexto y entender con qué enemigo estamos lidiando, las interrupciones son como un virus que va mutando a lo largo del tiempo. Hemos comentado en el pasado diversas formas de combatirlo pero cada tanto vuelve con una nueva cepa que requiere nuevas vacunas.

Dicho esto, hoy quiero hablar de una nueva mutación del virus de las interrupciones: Whatsapp. Sí, lo que tiempo atrás fueron el teléfono, el mail o el chat, ahora lo es Whatsapp. La nueva forma de interrupción.

Si lo vemos por el lado positivo, Whatsapp nos permite comunicarnos rápidamente con otra persona ante situaciones que así lo requieren. Eso es bueno, definitivamente. Los SMSs son así por ejemplo. Útiles para comunicarte con alguien rápidamente y casi en cualquier lado.

El problema es que este gran poder, conlleva una gran responsabilidad y es aquí donde es fácil meter la pata. En realidad, la funcionalidad de Whatsapp que realmente atenta contra la productividad es la de grupos.

¿Quien no ha caído ya en algún grupo de mamas, de papas, de amigos de XXX? Y qué pasa cuando esto ocurre? Miles de mensajes volando a nuestro teléfono que nos interrumpen todo el tiempo. Nos interrumpen el trabajo, el ocio, el descanso, etc. Esto no sólo nos vuelve más irascibles [1] sino que molesta también a los demás [2].

Pues bien, debemos retomar el control de la situación y para ello debemos ser drásticos por lo que me voy a permitir darles dos órdenes.

La primera es silencie todos sus grupos ya! Gracias a dios los creadores de la aplicación se han apiadado del mundo y han inventado la opción de silenciar grupos por cierto tiempo. Por favor úsela y no se quede corto, silencie al grupo por un año. No, no es mucho tiempo. No, no se va a perder nada importante. Sí, puede cancelar el silenciado si el nene se va de campamento y quiere escuchar. Sí, cuando lo haga cancele la visualización de los mensajes en la barra superior del teléfono.

La segunda es quite las notificaciones sonoras de la aplicación. Confíe en mi, le alcanza con prender el teléfono y ver si el ícono tiene mensajes pendientes de lectura. Que ¿cuál es la diferencia? Pues que de esta forma es usted quien decide cuando mirar si hay cosas importantes y no que otro decida que su mensajito número mil para coordinar el fútbol del sábado es más importante que lo que usted está haciendo.

Para cerrar les dejo un video que ilustra un agravante aún más peligroso: la doble tilde. Dios nos ampare!

Seguimos pensando..

---

[1] ¿Estará comprobado científicamente por alguna universidad estadounidense?

[2] Me ha tocado estar al lado de una mamá que recibe una metralla de mensajes Whatsapp y realmente es molesto. Si usted quiere entender mejor de qué hablo, lea este esclarecedor post de mi amiga Carolina.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar. Por favor deja tu nombre y/o email, los comentarios son mucho más valiosos cuando se sabe quien los hace.