2010-05-25

¿En qué se parecen los viajes en auto con chicos y las tareas dentro de un proyecto?

Es común para mí establecer paralelos entre el mundo del fútbol y el de la gestión. Tengo todo un repertorio de ejemplos relacionando estos mundos. Sin embargo, recientemente tuve un momento de claridad mientras estaba en el auto que me permitió encontrar un paralelo entre el mundo de los niños y el de la gestión (que Dios ayude a la gente que trabaja conmigo diariamente :-)).

Todo aquel que tenga experiencia en viajes largos, en auto y con chicos sabe que con ellos (los niños por supuesto) solo hay 3 estados posibles, a saber: 

#1 Todavía no arrancamos
En este primer estado la cosa no empezó, ni salimos. Por ahí el auto ya está en movimiento pero lo cierto es que oficialmente no se inició el viaje. A veces decimos que estamos en este estado porque efectivamente no arrancamos y otras lo decimos porque empezamos a hacer cosas pero queremos ganar tiempo antes de oficializar la partida (se sabe que una vez que decís que arrancaste, no hay vuelta atrás).

#2 Todavía no llegamos
El segundo estado algunos lo conocen como estamos viajando pero a mí me gusta más el "todavía no llegamos" porque pienso que el project management y los gerundios no se llevan bien. En este estado se entiende que el viaje empezó formalmente pero no terminó. Algunos inexpertos intentan crear sub-estados usualmente basándose en la cantidad de kilómetros recorridos o el porcentaje que falta para llegar a destino. Los que viajamos con chicos desde hace tiempo sabemos que no tiene ningún sentido crear estas distinciones. Hablar sobre cuánto avanzamos, cuánto falta o qué lugar acabamos de pasar no aporta valor. El único dato concreto percibido del otro lado es que "todavía no llegamos".

#3 Llegamos
El tercer y último estado es, obviamente, llegamos. Este estado sólo se alcanza luego de haber iniciado el viaje oficialmente y haber viajado cierto tiempo. Es un estado definitivo que no admite resultados intermedios. No se puede "casi" llegar. Si prometiste llegar a lo de los abuelos, no sirve llegar a la puerta pero no verlos. Ok, por ahí es entendible llegar y que no esten pero seguro que eso no es un LLEGAMOS. La lectura de nuestro interlocutor es más bien
"Hiciste todo lo que pudiste pero fracasaste. Para la próxima pensá antes de prometer".
Para los que no entiendan lo que acabo de escribir les sugiero ver "Los Simpson". Allí ejemplifican a la perfección este tipo de situaciones (como muestra les dejo esta escena).



¿Y en Project Management es distinto?
Dicho esto, hago un paralelo con las tareas que llevamos a cabo en un proyecto y reivindico una buena práctica que aprendí hace mucho tiempo atrás. Dicha práctica decía que
"Las tareas en un proyecto están pendientes (todavía no arrancamos), en curso (estamos viajando) y terminadas (llegamos). No hay otros estados para ellas."
Por el mismo precio la buena práctica ofrecía un corolario:
"En el Project usar el porcentaje de completitud de las tareas de la siguiente forma: 0% para las pendientes, 1% para las en curso y 100% para las terminadas."
Creo que es interesante pensar el tema del "avance real de proyecto" desde esta (¿nueva?) perspectiva. Muchas veces nos encontramos discutiendo cuánto avanzamos o cuál es la calidad de nuestro avance, cuando en realidad la única interpretación válida es aquella que un niño puede entender.

Un estado mental poderoso
Sí, es cierto. A veces eso es muy limitado y es necesario tener "grados de avance" pero eso es sólo válido para el principal, no para el agente.

El principal, es decir el sponsor o el stakeholder o el que recibe el reporte de avance, sí debe saber entender y distinguir entre los diferentes grados de avance que una tarea puede tener. No es lo mismo que una tarea este en curso
  • pero con progreso medible
  • sin progreso medible pero por causas externas
  • sin progreso y punto
Pero por el otro lado, el agente debe pensar el avance de su proyecto en términos tan simples que hasta un niño pueda entenderlos. Juzgar su avance de esta forma antes de ir a hablar con miembros del equipo de proyecto o los stakeholders le ahorrará discusiones, tiempo y energía.

Seguimos pensando...

3 comentarios:

  1. No puedo decidir si es que el estado de mi tesis es pendiente o en curso. Snif.
    Ine

    ResponderEliminar
  2. A mi me gusta un mecanismo un poco más drastico: medir el avance solo con hitos, que tienen solo dos estados: está cumplido o no está cumplido.

    ResponderEliminar
  3. Alguien que suele comparar el mundo de los chicos con los negocios (mas especificamente testing) es Lee Copeland. Si te interesa te paso el link de este articulo que me gusta: http://www.stickyminds.com/sitewide.asp?ObjectId=10145&Function=DETAILBROWSE&ObjectType=COL&sqry=%2AZ%28SM%29%2AJ%28MIXED%29%2AR%28relevance%29%2AK%28simplesite%29%2AF%28lee+copeland%29%2A&sidx=8&sopp=10&sitewide.asp?sid=1&sqry=%2AZ%28SM%29%2AJ%28MIXED%29%2AR%28relevance%29%2AK%28simplesite%29%2AF%28lee+copeland%29%2A&sidx=8&sopp=10

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Por favor deja tu nombre y/o email, los comentarios son mucho más valiosos cuando se sabe quien los hace.