2013-08-28

5 verdades para el padre-lector

Si a usted le gusta leer y tiene hijos, es un padre-lector. No, no. No es un lector solamente. En el preciso momento en que su hijo/a nació, dejó de ser lo primero para convertirse en lo segundo. Lo siento mucho.

Este post sólo busca alertarlo sobre 5 cosas que, de ahora en más, deberá olvidar. De modo que relájese y tome nota.

El padre-lector debe olvidarse de:

  1. Usar un señalador para marcar la página de su libro. Tendrá que usar Kindle o cometer lo que algunos consideran un sacrilegio mayor: doblar la página. Yo personalmente doblo la página y los marco.
  2. Encontrar el libro en el lugar donde lo dejó. Si no lo encuentra, búsquelo siempre primero en el cuarto de sus hijos.
  3. Encontrar el libro con la misma forma que tenía cuando lo dejó. Dibujos, páginas faltantes, viscosidades, son algunas de las cosas que pueden aparecer en él.
  4. Periodos de lectura ininterrumpida mayores a 15 minutos cuando una criatura de corta edad está a su cargo. Dicho esto dos aclaraciones: (1) si usted lleva más de 15 minutos ininterrumpidos de lectura, pare y busque al susodicho, seguro hay problemas. (2) No, ni siquiera en el baño puede leer más de 15 minutos seguidos.
  5. Leer en lugares tales como la playa, el auto, la plaza, el aire libre o las vacaciones en general.

Por último un llamado a la reflexión. 

Ser padre-lector no es fácil, usualmente nos vemos superados en número por el enemigo y eso hace que la batalla sea casi imposible de ganar. Es por eso que creo debemos compartir nuestras estrategias y sabiduría. Les pido por favor que compartan conmigo en forma de mensajes a este post todos los tips y buenas prácticas que tengan. Tal vez no podamos ganar pero aunque sea empatar.

Seguimos pensando..

7 comentarios:

  1. Daniela G.28/8/13 09:06

    Yo personalmente agregaría a las cosas de las que hay que olvidarse: el leer a la noche en la cama. Aunque sé que hay quienes lo logran, en casa pertenecemos a la fracción que llega tan destrozado al fin del día, que a veces la fuerza no le alcanza ni para apagar el velador. Mi marido lee en la cama, pero lee todos los días la misma página porque después indefectiblemente se queda dormido sobre el libro y al día siguiente no se acuerda lo que leyó porque ya estaba en estado precomatoso.

    Mi tip positivo: leer en el subte/tranvía/colectivo. Sacar el libro ya en la parada, leer hasta que venga el medio de transporte, hacer una pausa sólo hasta lograr ubicarse en un lugar seguro (sentado es ideal, claro, pero parado también, si hay menos de 12 personas por m2).
    Si hay que hacer combinación, como en mi caso, seguir leyendo en la escalera mecánica, seguir leyendo en la parada y así hasta bajarse del todo.
    Yo así leo, solo así.
    Pero algo es algo!

    En el baño también, pero solo revistas y de a cachitos. Porque habrás notado que el solo acto de que se cierre la puerta del baño provoca indefectiblemente casos de emergencia en los que el/los niños tienen que preguntarnos/mostrarnos/decirnos algo sumamente importante y urgente que no puede esperar cinco minutos.

    Salud!

    D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Daniela por el comentario.

      Cuando vi leer en la escalera mecánica y todo eso se me vino la imagen de Mafalda: "lectores caídos en cumplimiento del deber".

      :-)

      Eliminar
  2. Ojo lo del Kindle. En mi caso, el tablet (no tengo kindle, voy por el lado más genérico) se ha convertido en sinónimo de Pocoyo o Peppa Pig, por lo que si te ven con dicho instrumento en la mano, ya está...

    Orientarse principalmente a cuentos cortos o hacerse la cabeza que leer libritos con ocho líneas por página puede ser una lectura enriquecedora :)

    Es complicado, si señor... Digamos que me sentí muy identificado con el post.

    ResponderEliminar
  3. No, che. Esta no la comparto.
    Desde muy pequeña eduqué a mi hijita en el respeto por el libro y por el lector. lo sigo haciendo, ahora tiene seis años.
    Jamás se me pasaría por la cabeza do...bl.... no, no puedo.
    Y sí, alguna vez me tiró el señalador. Pero lo mío es la memoria.
    Períodos de lectura mayores de 15 minutos, alguna vez escasa, antes de dormir (sacándoel al sueño, claro) Pero ya desde anes de que naciera mi hija, tampoco los tenía.

    ResponderEliminar
  4. Ernesto, con o sin doblez, manchas, dibujos, señaladores o tiempo escaso, ser padres lectores no es fácil, lo tengo comprobado, pero te da a la larga la hermosa satisfacción de ver que has promovido hijos lectores, lo cual no es poco importante para esta epoca que vivimos.
    Abrazo para vos y la familia.
    Gaby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gabriela por tu comentario!! :-)

      Saludos

      Eliminar

Muchas gracias por comentar. Por favor deja tu nombre y/o email, los comentarios son mucho más valiosos cuando se sabe quien los hace.