Cultura de Datos


El mundo que vivimos nos pone a prueba constantemente. Se ha transformado en una caja de resonancia que amplifica todo. Lo bueno y lo malo. Aparece un nuevo buzzword en los negocios y 2 minutos después tenemos a 365.341 analistas, consultores, vendedores o líderes de la industria hablando sobre ella o utilizándola en sus discursos.

Con los temas de datos pasa exactamente eso. Todos hablan, hacen predicciones y hasta promesas, pero subirse a esa montaña rusa tiene un riesgo enorme que es el de perder de vista algo fundamental: Los datos sirven [principalmente] para que los humanos tomen decisiones.

Es cierto que hay datos que sirven para que máquinas y algoritmos tomen decisiones (por eso dejé el principalmente entre corchetes) pero si subimos lo suficiente, siempre encontraremos a un humano. Por lo menos hasta que Skynet irrumpa.

A partir de esta conclusión es que cobra importancia la idea de lograr una cultura de datos (algo parecido a lo que logró el fútbol alemán). Alguno dirá "otro buzzword más" y es cierto, aunque este es uno de esos que tenerlo hace la diferencia (remember Úrsula, el poder de los nombres).

Lograr una cultura de datos no es dominar tecnología (un error bastante común). Según el artículo antes referenciado, tener cultura de datos podría resumirse así:
  • Leadership prioritizes and invests in data collection, management and analysis/knowledge production.
  • Leadership prioritizes creative data literacy for the whole organization, not just IT and Evaluation.
  • Staff are encouraged and supported to access, combine and derive insight from the organization’s data.
  • Staff recognize data when they see it. They offer creative ways to use the organization’s data to solve problems, make decisions and tell stories.
Tener cultura de datos permite tomar mejores decisiones, más rápidamente, lo cual en nuestros días es una enorme ventaja (Alemania defiende su título en el mundial de fútbol de Rusia 2018!). Estamos en un punto de la evolución de los negocios en el que lograrla se vuelve más una necesidad que un "nice to have".

Seguimos pensando..

Comentarios