En gestión del tiempo la herramienta no es un fin sino un medio



Hace tiempo escribí sobre la sobreplanificación de nuestro tiempo personal. Recordé esto cuando, días atrás, tuve una conversación con un colega que me contaba los múltiples cambios de herramienta de gestión de tareas que había tenido en el último tiempo. 

Durante la conversación, no pude evitar pensar en la cantidad de energía que esa persona estaba gastando en pensar acerca de cómo hacer el trabajo, en lugar de sencillamente hacer el trabajo.

No en vano David Allen, en su método GTD, procura mantener la infraestructura de tareas en su mínima expresión. Al hacerlo busca minimizar el riesgo de enamorarse de la herramienta.

Debemos estar atentos a no dejar que nuestra herramienta de gestión de tareas nos domine y pase a ser nuestro principal tema de preocupación. La herramienta no es un fin sino un medio. Es algo que usamos para vaciar nuestra cabeza y poder vivir mejor el momento presente.

Seguimos pensando..

Comentarios