La tolerancia a la mala calidad es indirectamente proporcional a la demora


Imaginen que le hicieron un encargo a alguien y pactaron un deadline. Obviamente, como parte del pedido, hay una negociación de fecha vs. calidad de la entrega. Si pedimos algo con poco margen de tiempo estaremos dispuestos a recibir algo menos cocinado. Si dejamos más tiempo, lógicamente querremos más detalle o mejor calidad.

Pero ¿qué sucede cuando la fecha no se cumple? Pues el pacto se rompe y corren los intereses. A medida que pasa el tiempo, desde que se venció el deadline, consciente o inconscientemente nuestra expectativa de calidad va subiendo. Cuanto más te demoras, mejor calidad tiene que tener lo que entregas. 

En un punto es como con los intereses de la tarjeta. Te conviene pagar todo antes del vencimiento o te van a arrancar la cabeza con los intereses.

Seguimos pensando..

Comentarios