Contar una historia sobre vos


El otro día encontré una descripción de mi mismo escrita hace tiempo. Al leerla me resultó extraña. Hoy no me describiría de esa forma. Tal vez sería menos técnico, no apuntaría tanto a mis características duras, sino que iría por las cualidades más blandas. Como lector de mi historia, cambie. Pienso, valoro las cosas y siento, diferente.

Nuestra historia cambia porque nuestro interlocutor cambia (nosotros mismos y también otros). Reflexionar cada tanto sobre la historia le contamos a los demás acerca de nosotros clarifica nuestras metas. Mantengamos esa sana costumbre. Las vacaciones o esta época de fin de año son momentos particularmente buenos para ello.

Seguimos pensando..

Comentarios