2017-09-11

La ley de Hofstadter y el cambio en la gestión de proyectos

Como todos los días se aprende algo nuevo, hoy, leyendo el libro de Sebastián Campanario, Modo Esponja, me entero de la existencia de la ley de Hofstadter.

No, no es la ley de Leonard Hofstadter, personaje de The Big Bang Theory. Se trata de otro, de Douglas, quien en su libro "Gödel, Escher, Bach: un eterno y grácil bucle" enunció que
[1] "Hacer algo te va a llevar más tiempo de lo que piensas, incluso si tienes en cuenta la ley de Hofstadter."
Una ley realmente interesante. Por un lado, no parece un salto intelectual tan grande, si es que le creemos al señor Parkinson que dijo que
[2] "El trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine"
Por otro lado, encaja perfectamente con lo que el señor Murphy postula
[3] "Si algo puede salir mal, probablemente saldrá mal"
Lo que es para mi interesante es que arroja luz sobre uno de los grandes misterios de la humanidad: ¿por qué los proyectos se pasan siempre en tiempo, costo y/o calidad?

La respuesta corta es que esto ocurre porque nos estamos corriendo el arco permanentemente.

Por [2] sabemos que menos no vamos a tardar. Por [3] sabemos que hay altas chances de que las cosas salgan mal y deberemos trabajar más de lo previsto para lograr el resultado. Pero [1] nos muestra que algo más pasa. 

¿Por qué siempre los proyectos llevan más tiempo? En el caso malo se entiende pero ¿y en el caso bueno? ¿Por qué, cuando las cosas salen bien, igualmente tardamos más? Pues porque nos corremos el arco (consciente o inconscientemente).

Los proyectos están cambiando, son distintos a los de antes. Por el contexto en el que se desarrollan, por los equipos que utilizan y hasta por los resultados que deben conseguir. Muchos de los axiomas de la gestión de proyectos hoy están siendo desafiados y la forma en la que los gestionamos debe adecuarse a ello.

Seguimos pensando..

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar. Por favor deja tu nombre y/o email, los comentarios son mucho más valiosos cuando se sabe quien los hace.