2015-11-30

El fenómeno “hágalo usted misma” #off-topic

El otro día, gracias a un comentario de una amiga en Facebook tuve una revelación. Como no estaba relacionada con el ámbito profesional, la publiqué en Facebook. Pero luego mi amigo Maxi me acusó “de un crimen que no cometí” (decía que usaba el Blog para cosas no profesionales) y decidí cometer el crimen para que se enoje más. Aquí abajo lo que escribí:

Cuando mi primer hija nació una gran cantidad de cambios se produjeron en mi esposa. Algunos visibles rápidamente y otros más sutiles. Dentro de los primeros podemos citar a sus prioridades (antes del nacimiento yo estaba en su top ten y cuando nació la niña, yo y otras 9 cosas, tuvimos que corrernos), sus patrones de sueño (pasó de ser indespertable-casi-muerta a saltar de la cama al menor quejido de la bebé) o la veta culinaria (antes no cocinaba ni una tostada y luego se despachó con toda una serie de platos que al momento de casarme no habría soñado). En la lista de los menos obvios hay uno en particular que llegó con el primer cumpleaños y se mantiene hasta el día de la fecha (12 años después): el hágalo todo usted misma.

Amigos del sexo masculino paso a comentarles el concepto, aunque supongo que muchos ya saben por donde viene la mano.

Parece que si en las fiestas de cumpleaños de tus hijos no haces hasta las sillas donde la gente se sienta, sos "una mala madre" (hago notar aquí que digo "madre" y no "padre"). Está escrito, es una regla del manual del matrimonio (que a mí nunca nadie me dio, pero varios me aseguran que existe).

En cada cumpleaños, de cada hijo, es necesario hacer las tortas (no hay una torta, hay mínimo dos, tal vez tres: cumple con la familia, cumple en el jardín, cumple con los compañeros pero fuera del jardín), hacer los souvenirs, preparar la parte dulce (muffins, tortitas, ...), etc.

Los días previos al evento culminarán con largas noches en las que la madre se encierra en la cocina a trabajar. Si las cosas salen bien, sólo tendremos que soportar un poco de sueño de nuestra adorada cónyuge. Si las cosas salen mal, ... Bueno, por favor roguemos que todo salga bien.

Ustedes amigos míos, no traten de ayudar, no traten de interferir, sólo dejen que el tiempo pase. Váyanse a dormir.

Ahora bien, queridas madres. Está muy bien que ustedes decidan hacer todo eso. El padre lo haría de otra forma (trataría de comprar todo hecho, lo más rápido posible y en la menor cantidad de viajes) pero está bien. La vida es "vivir y dejar morir" dicen. No quiero convencerlas de nada pero les pido que si deciden ir por el camino de "hágalo todo usted misma" no se quejen, no protesten, bánquensela o pidan explícitamente ayuda dejando bien claro que necesitan que nosotros nos involucremos. No vale "que nosotros nos demos cuenta que ustedes necesitan ayuda". Ya probamos eso. Intentamos involucrarnos y fuimos rechazados, rajados a patadas, tildados de inútiles y cosas peores. Ahora es tiempo de venir y decir "mi amor, necesito ayuda para salir de este quilombo en el que me metí". "Sola", acotaremos nosotros, "sin ninguna necesidad" pero allí estaremos para ayudarlas.

Ernesto, Buenos Aires, 8 de noviembre de 2015.

Seguimos pensando..

2 comentarios:

  1. jajaja me reí tanto, es tal cual, cualquier similitud con la realidad NO es coincidencia, hiciste un fiel retrato de la omnipotente-super-mamá. por suerte los hombres somos simples: pagamos por todo y asunto terminado aunque comprendemos la imperante necesidad de super-mamá de sentirse realizada al hacerlo todo por sus hijos, es un impulso vital más fuerte que ellas.

    por mi parte cansado de ser rechazado durante años y de esperar el "mi amor, necesito ayuda para salir de este quilombo en el que me metí" decidí ayudar de forma práctica con un "querida, este año para el cumple alquilé un salón con metegol, pelotero, pool, meseros, etc; ya está todo pago, vos este año descansa". es una linda gesto para alejar por un año a super-mamá del stress del “hágalo usted misma”, sin darle tiempo a tomar ninguna iniciativa, por su propio bien diremos nosotros.

    Peligro: la elaboración de muffins y pastafrolas es un deporte extremo, esté preparado para todo tipo de reclamos/atropellos y ruegue que super-mamá no domine ningún arte marcial !!!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, lo que me reí con esto, es tal cual en mi caso! Y por supuesto, pretendemos que telepatía mediante uds identifiquen las millones oportunidades de colaboración conyugal que se generan en el proceso =)

    Cynthia

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Por favor deja tu nombre y/o email, los comentarios son mucho más valiosos cuando se sabe quien los hace.