2014-06-09

Figus

No tengo muchos recuerdos relacionados con "figuritas" de mi niñez. Seguramente debo haber coleccionado bastantes pero pocas han quedado en la memoria. Las que sí recuerdo son las de "El Regreso del Jedi". Recuerdo jugar en el patio (chupi, tapadita, ...), recuerdo el "pilón" que había ganado y recuerdo seguir cambiando aún luego de haber completado el álbum.

Será por esos recuerdos que acompañé a mi hijo a cambiar figuritas. Tal vez con la esperanza de revivirlos o tal vez con la necesidad de completar ese maldito álbum de una vez por todas.

Sea como fuere, me encontré con que ahora no es como era. Los chicos no cambian tanto figuritas. Ahora piden que les compren paquetes o piden que les compren las que les faltan. Sí, ahora se puede comprar una figurita en particular al precio de un paquete. 

El amor al deporte por parte de los niños se está perdiendo, claramente. Los que sí cambian todavía, porque les divierte, porque no conocen otra forma o, simplemente, porque no quieren comprar más, son los padres. Y todo esto sucede en esquinas de Buenos Aires, en puntos de reunión comunicados por boca a boca.

Van con la doble lista de "faltantes" y "repes" ordenada para acelerar la transacción (el pilón ordenado también por favor). Algunos más sofisticados que otros pues usan alguna app, otros como yo, un papel y listo (NOTA: no lo hago de vago o de poco tecnológico, estoy convencido de que es el método más rápido en este caso, lo estudié!).

Se acercan unos a otros con una mezcla de timidez, divertimento y hartazgo también. Los chicos a veces acompañan a veces no. Lo bueno, lo esperanzador, mis queridos compañeros, es completas rápidamente el álbum. Vas un par de veces y listo. 

Otra cosa linda, te encontras con "la generosidad de la gente" (como diría algún político). Hay quienes te cambian una que te falta aunque no necesiten ninguna de tus repes. Ojo, siempre hay algún salame que busca sacar ventaja de alguna forma pero rápidamente queda desubicado frente al resto y desaparece (o se adapta).

Divertido el paseito. Recomendable y parece que es un fenómeno generalizado.

Seguimos pensando..

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar. Por favor deja tu nombre y/o email, los comentarios son mucho más valiosos cuando se sabe quien los hace.