2014-05-14

En serio, tenemos que modernizar nuestros entornos de trabajo!

Aquellos que hemos trabajado desarrollando software entendemos claramente el concepto de entorno de trabajo y la fuerte incidencia que este tiene en nuestra productividad. Recuerdo el cambio fundamental que sufrí cuando empezaron a aparecer editores de texto que facilitaban la creación de clases y ciertas validaciones sintácticas que hasta ese momento se resolvían en tiempo de compilación.

No estoy seguro si en la actualidad las empresas tiene clara la importancia de proveer un entorno de trabajo adecuado, no sólo para los desarrolladores que su empresa pueda tener, sino para todos sus trabajadores. Adecuado en términos de usabilidad, capacidad, disponibilidad y flexibilidad.

Estoy pensando más allá de lo obvio (acceso al correo electrónico desde cualquier lado, incluido el teléfono). Algunas de las cosas que hoy en día constituyen un debe para el trabajador del conocimiento son:

  • Acceso a repositorios compartidos de archivos e información.
  • Repositorios compartidos de tareas organizadas por proyecto y equipos de trabajo.
  • Plataformas de colaboración y gestión del conocimiento.

Todo esto siempre accesible desde múltiples dispositivos (la PC pero también desde una tableta o desde un celular).

Tener la posibilidad de disponer de nuestro entorno de trabajo virtual casi desde cualquier lado ha dejado de ser un ideal para ser casi una necesidad. Las herramientas de trabajo que las organizaciones proveen se han visto superadas por las que la gente tiene para uso personal. Veo muchos trabajadores disconformes con estos entornos arcaicos, así como también veo otros disconformes con el avance que estos entornos presuponen sobre su tiempo libre.

El desafío es ganar esos bolsones de productividad sin afectar (o regulando) el delicado equilibrio vida laboral - vida personal.

Seguimos pensando..

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar. Por favor deja tu nombre y/o email, los comentarios son mucho más valiosos cuando se sabe quien los hace.