2012-08-01

Algunas técnicas para tomar decisiones

dudaTomar decisiones es parte de la vida. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, tomamos cientos de ellas. Unas semanas atrás Gerry Garbulsky y Santiago Bilinkis estuvieron hablando justamente de eso en el programa Basta de Todo. Fue una linda charla con ejemplos y también referencias bibliográficas para entender un poco más.

Una diferencia fundamental entre esos cientos de decisiones es que sobre algunas de ellas tendremos que rendir cuentas y sobre otras no. Están las más “personales”, sobre las que nadie nos preguntará demasiado y las “laborales” sobre las que tendremos que dar explicaciones. Sobre este último grupo es sobre el que quiero hablar.

En este post quiero señalar 3 puntos relevantes relacionados con el tema en el ámbito de la toma de decisiones en el trabajo.

El primer punto tiene que ver con que no alcanza con tomarla, también hay que defenderla. Debemos ser capaces de defender las decisiones que tomamos, fundamentándolas frente a los demás. Desde un jefe, pasando por un par hasta llegar a una persona que depende de nosotros. En el sitio www.MindTools.com encontré un post que resume más de cuarenta técnicas distintas para tomar decisiones en forma fundamentada. Podrán encontrar allí desde técnicas simples como el famoso “pros y cons” hasta cosas complejas como un análisis de Monte Carlo.

El segundo punto se refiere a que no siempre podremos tomar las decisiones solos. En muchos casos como mucho podremos contentarnos con liderar la discusión sobre una determinada idea. En el post ¿Cómo ordenar una discusión? mencionaba un método práctico para hacerlo.

Y el tercer y último punto tiene que ver con que no todos los procesos de toma de decisiones seguirán un método formal. Más bien todo lo contrario. En el post Why deliberation trumps standard decision-making methods se mencionan 4 problemas típicos a la hora de tratar de decidir “ordenada y deliverativamente”:
    1. Biases – Many poor decisions can be traced back to cognitive biases – errors of judgement based on misperceptions of situations, data or evidence. A common example of such a bias is overconfidence in one’s own judgement. See this post for a discussion of how failures of high-profile projects may have been due to cognitive biases.
    2. Emotions – It is difficult, if not impossible, to be completely rational when making a decision – even a simple one.  However, emotions can cloud judgement and lead to decisions being made on the basis of pride, anger or envy rather than a clear-headed consideration of known options and their pros and cons.
    3. Tyranny of the group – Important decisions are often made by committees. Such decisions are subjected to collective biases such as groupthink – the tendency of group members to think alike and ignore external inputs so as to avoid internal conflicts. See this post for a discussion of groupthink in project environments.
    4. Lack of training – People end up making poor decisions because they lack knowledge of informal logic and argumentation, skills that can be taught and then honed through practice.
Las decisiones son un mal necesario, siempre que podamos intentemos seguir un método pero no nos volvamos locos cuando “la cosa no converge”. Tengamos a la mano formas de destrabarlas y estemos prevenidos respecto de por qué es que no estamos logrando el objetivo.

Seguimos pensando..

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar. Por favor deja tu nombre y/o email, los comentarios son mucho más valiosos cuando se sabe quien los hace.