2011-05-23

Un romance que se extingue..

Lo nuestro fue un amor a primera vista. Bueno, en realidad no. No está bien decir "lo nuestro", debería decir "lo mío". Lo mío fue un amor a primera vista, no correspondido (porque otros estaban y están en mi misma situación).
Me gustan los libros desde siempre (lo he dicho).
Me gusta leer y me gusta tenerlos.
Me resulta incómodo leer libros prestados porque si el libro me interesa lo suficiente como para darle parte de mi escaso tiempo de lectura que tengo, merece ser comprado.
El ritual de guardar el libro leído en la biblioteca y el hecho de tener una biblioteca también me gusta. A algunos les agarra con la música o con las películas, a mí con los libros.
Es por eso que ahora estoy en un dilema: llegamos a la era de los eBooks. Ahora podemos tener nuestra biblioteca "virtual" con todas las ventajas que eso tiene:
  • Podemos llevar todos los libros con nosotros a cualquier lado.
  • Los libros que sólo se venden "afuera" también pueden comprarse al instante.
  • El peso y el tamaño del libro ya no son un problema.
  • Y seguramente en un futuro cercano el precio será menor.
Pero la tecnología y la practicidad chocan contra mi romanticismo. Ya no tendré los libros en la biblioteca para mirar, subrayar [1] o mostrar. Desgraciadamente estamos ante otro caso en el que la comodidad le gana la pulseada al romanticismo y van ...
Seguimos pensando..
[1] Sí, yo subrayo los libros a veces, lo siento!

7 comentarios:

  1. Que lindo dilema. Soy de los que imprime los libros en PDF, porque me cuesta leer desde la compu. El otro día, vi el Kindle de Lucho, y creo que me podría acostumbrar a leer en algún dispositivo así.

    Por otro lado, yo creo adivinar un dejo de nostalgia, como el que uno puede sentir por la calesita del barrio, por el empedrado o por un toca discos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Christian por el comentario, compartimos la nostalgia por los libros y la calesita. Respecto al empedrado y el toca discos no sé... tendría que pensarlo :-)

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Yo también adoro los libros de tinta y papel (¿carne y hueso?). La experiencia sensorial de la hoja, el olor, la encuadernación, es algo que va más allá de la información que contienen. Creo que desgraciadamente se va a ir perdiendo esa conexión física con el libro, para dar lugar a que un libro sea sólo contenido. Así como desapareció el CD de música (cosa que yo personalmente agradezco...). No se si es malo o bueno, sólo es. La tecnología nos acerca algo que antes no se podía (ej: obtener un libro que no se consigue en esta parte del mundo de forma inmediata, llevar la biblioteca entera de vacaciones) y nos quita un poco del folclore y la conexión con el objeto real. Digo, un ebook no es algo tan interesante como el Señor de los Anillos ilustrado por Alan Lee para regalar...
    Personalmente tengo una biblioteca respetable. Tengo un iPad, que no deja de ser una compu cheta, pero también tengo un Kindle. Desde que se inventaron las pantallas con e-ink, leer en un Kindle es exactamente igual de descansado que leer en un papel. O más aún, por el menor peso, la posibilidad de ajustar el tamaño de letra, no necesitar voltear la página ni doblar el libro de formas estrambóticas cuando son de tapa blanda (o que se desarmen si son un poco viejitos). El resultado es que compro menos libros físicos y consigo más electrónicos. Hace unos días "preordené" (ie: compré antes de que salga) el primer artículo de mi vida: un ebook para mi Kindle.
    Creo que el ocaso del libro en papel es lento pero inexorable. Aunque es generacional. Nuestros hijos no van a tener esa conexión especial con el libro de papel como tenemos nosotros, así como nosotros no tenemos esa conexión con la pluma y el papel de carta. A la larga, la practicidad termina venciendo. No es algo malo, aunque nos dé nostalgia...

    ResponderEliminar
  4. Gracias Rula por el comentario. Poético y romántico lo suyo! ;-)

    Slds,

    ResponderEliminar
  5. Hace 2 semanas fui a una especie de feria de libros usados y me acordé de vos. Era un gran, gran, gran galpón lleno de mesas con todo tipo de variedad y cantidad de libros, que se vendían entre $1 y $5 (dolares canadienses). Me compré 5 libros, y podría haber seguido pero tengo demasiado para leer. Yo soy partidaria de seguir con el amor al libro de carne y güeso.
    Ine

    ResponderEliminar
  6. Gracias Ine! Me encanta que comentes!

    Esos

    ResponderEliminar
  7. Por lo que tengo entendido las tablets dedicadas al e-reading o más conocidas como e-books llevan funciones para hacer anotaciones en páginas y marcadores. Efectivamente, deja de ser lo tradicional, pero también hay que avanzar y no estancarse.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Por favor deja tu nombre y/o email, los comentarios son mucho más valiosos cuando se sabe quien los hace.