2011-05-14

¿De eso no se habla?

De fútbol, religión o política no se habla dicen por ahí. Se supone que hacerlo puede llevarte a pasar un mal momento, generar una discusión "innecesaria" y hasta afectar una relación importante. Esto que es aplicable en la vida en general, lo es más en el ambiente laboral. Luego de haber "vivido" el clima interno de muchas empresas a lo largo de mis años de trabajo, mi sensación es que estos tres conceptos no tienen el mismo riesgo potencial y por consiguiente su tratamiento dentro del entorno laboral es muy diferente.

Siendo más concreto pienso que los entornos de trabajo actuales todavía son bastante torpes a la hora de "manejar" o "digerir" las diferencias de opinión y/o pensamiento en el plano político.

Las diferencias en cuanto a gustos futbolísticos suelen tener momentos de cruentas cargadas pero casi siempre terminan con buen humor. Estamos acostumbrados a conocer el cuadro de cada uno de nuestros compañeros de oficina, a bromear sobre las vicisitudes de los equipos contrarios y a0 resistir estoicamente los problemas del nuestro. Digamos que el riesgo potencial (de afectar relaciones laborales) es bajo.

La cuestión religiosa tiene la ventaja (o desventaja) de que la humanidad viene lidiando con esos temas de convivencia desde hace siglos. Por ejemplo, nadie oculta su religión o sus creencias y difícilmente nos encontremos con gente que nos descalifique cuando expresamos nuestras opiniones. Haciendo una evaluación del riesgo tradicional, el impacto aquí es altísimo pero la probabilidad de ocurrencia es baja.

En cambio cuando nos metemos en el plano político la cosa parece ser distinta (y más aún en esta época de Argentina). Difícilmente logremos mantener la discusión en el plano humorístico del fútbol y tampoco es posible llegar a ese nivel de aceptación (o resignación para algunos) que tienen las diferencias religiosas. En el plano político hay más virulencia y hay más enojo. Como consecuencia de esto en general somos más cautos al hablar o directamente no lo hacemos, procurando esquivar el potencial problema.

Si bien creo que pensar distinto en un plano de la vida no significa que no podamos pensar igual en otros (o acaso no han tenido que compartir cosas con un hincha de Boca?), me pregunto que será lo más atinado en el entorno laboral.

Seguimos pensando..

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar. Por favor deja tu nombre y/o email, los comentarios son mucho más valiosos cuando se sabe quien los hace.