2011-01-09

Tiempo

Me gusta tratar de poner las cosas en palabras. Y me gusta aún más cuando puedo escribirlas. En parte por eso es que escribo este blog. Pero ojo. No "ponerlas por escrito" en un sentido contractual (es decir para dejar constancia y luego, eventualmente, ir a revisar) sino más bien en un sentido constructivo, como una manera de encontrar la forma correcta y más clara de transmitir una idea.

Es por eso que la lectura de El juego interior de Timothy Gallway me pareció interesante. Gallway dice que en algunas situaciones poner en palabras resulta contraproducente para aprender y/o corregirnos. Una de las ideas clave del libro es la postulación de que todos tenemos dos "yo": El número 1 que da órdenes y el número 2 que las trata de ejecutar. Él rescata la típica imagen del tenista hablándose a sí mismo para corregir algo en su juego como un ejemplo de la existencia de ambos (recordar el “Qué bien que la estoy pasando” de Gaudio). Desde su experiencia como instructor de tenis comenta que los mayores progresos en sus alumnos los ha conseguido cuando logran silenciar su yo número 1 y hacer que el yo número 2 juegue fluidamente.

Pensar las cosas de esta manera entra en contradicción con esa tendencia, tan común en algunas empresas, a tratar de “sistematizarlo todo”, de querer tener todos los puestos descriptos, todas las tareas tabuladas y todo el trabajo predefinido. En estas empresas muchas veces se cree que las capacitaciones o lo manuales de inducción son suficientes para que las personas hagan su trabajo exitosamente y pierden de vista que la mayoría de las veces se necesita otra cosa: tiempo.

Tiempo para:

  • Tejer redes con los demás miembros del equipo, con las demás áreas, con los clientes o con los proveedores.
  • Observar como se hacen las cosas por aquí, entender qué se espera de ellos y qué no.
  • Encontrar el ritmo, las prioridades, la idea de “calidad”, etc.
  • Aprender en el hacer, en la práctica.

Parece que no tenemos que escribir todo, no? A veces es sólo dejar fluir las ideas y que las cosas se acomoden.

Seguimos pensando..

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar. Por favor deja tu nombre y/o email, los comentarios son mucho más valiosos cuando se sabe quien los hace.