2011-01-30

Mañanas tranquilas y Serendipia cotidiana

En estas últimas semanas he logrado acomodar mis obligaciones familiares de forma tal de poder llegar a la oficina bien temprano. A partir de esto he logrado experimentar de primera mano esa recomendación de "encarar la tarea más importante del día en su inicio" que muchos aconsejan.

La sensación es muy buena.

Dependiendo del día, la tarea más importante puede variar: ordenarse para poder hacer todo lo que uno quería hace ese día, trabajar sobre un determinado tema sin parar hasta terminarlo, tomarte un rato para leer tranquilo alguna cosa, etc.

El común denominador en todos los casos es que uno arranca sereno.

La contrapartida a estos días justamente son esos otros donde uno tiene la sensación de que "llega tarde a todo" y que debería haberse levantado dos horas antes para ordenarse, serenarse y arrancar el día más tranquilo. :-)

Hay que aprender a respetar estos rituales que uno encuentra a lo largo de los años. La forma de encarar ciertos trabajos, la forma de ordenar determinados proyectos, la forma de administrar el tiempo propio, la forma de acomodar la agenda.

Todos tenemos pequeños algoritmos que nos permiten salir airosos en ciertas situaciones que alguna vez fueron problemáticas. Es cuestión de estar atentos a esa serendipia cotidiana, rescatar la práctica y luego convertirla en un hábito.

Seguimos pensando..

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar. Por favor deja tu nombre y/o email, los comentarios son mucho más valiosos cuando se sabe quien los hace.